Seguidores

TRADUCTOR

domingo, 20 de abril de 2014

Padre Nuestro

Kriztian Gakan







Padre nuestro,
que estás en los cielos
secretamente colgando de maderos enmohecidos
mientras,
al ritmo de tarantelas
prostitutas y viejas beatas te veneran

Santificado sea tu nombre
y de los hombres su voluntad
esclavizada
por el pecado original
entre espinos ensangrentados

Venga a nosotros tu reino
hágase tu voluntad
entregada en un beso
                        envolviendo
con aroma a olivo
las promesas de medianoche

Perdona nuestras ofensas
que son heridas llamada infancia
agobio de anunciaciones
moribundas

que ancianas vieron parir 

4 comentarios:

elisa lichazul dijo...

este lo comenté en tu blog Kris
reitero mis felicitaciones
abrazos y me alegro de que vuelvas a publicar

la quiltra dijo...

estoy muy feliz de verte otra vez!!!

Anouna dijo...

Tiene una profundidad hermosa este poema. Es tan sutil que su transgresión se hace tierna.

Sólo me queda decir...Amén.

Abrazos

Anouna Fabio

Eduardo F. Muñoz dijo...

Magnífico, como poema y como plegaria, que una cosa no excluye la otra. Felicitaciones!